miércoles, 5 de noviembre de 2014

YO, MARINERO (Homenaje a Alberti) . Noviembre 2014.

YO, MARINERO (Homenaje a Alberti) . 
Dibujo de Carlos d'Ors. 

Yo, marinero, confuso, perdido en montes de cristal                               
y el eco de las nubes, repetido. Cansado y tembloroso                                     
en mi fatiga me entrego al reposo sobre la arena fina,                            
cantando una canción que se la lleva, rauda, el viento.                                       
Los rayos del sol doran mi cráneo y me tumbo en la playa, 
desnuda y desierta, besando la arena, el mar calla                                                   
y me dejo abrasar por la calentura.                                                                  

Acude la espuma a la roca, dulces querellas el mar murmura. 
Desnudo en el agua quedo reclamando la onda espumosa,                                  
y la luz del horizonte al fondo del crepúsculo grana                                               cuando  el esplendor de la inmensidad luminosa                                                 sobre las inciertas sombras de la oscuridad mana.
Sigo atento en las tinieblas en donde ya pacen las estrellas.                             
Tiro una piedra a una estrella y canto con voz de animal tenebroso    
mientras contemplo la belleza de lo rocoso                                                        proyectada en el agua que ruge.                                                                                    

Mido la espesura de la tiniebla fría;                                                                  
el viento silba, la mar brama, la arboleda cruje.
Se oye allá a lo lejos el ladrido de un can viejo,                                           
mientras entre los olivos y los pinos                                                            
ocultan los pájaros sus trinos.                                                  
Veo la huella del tiempo y de mi paso sobre la arena.                       
Luego, el canto de la sirena se escucha en el umbral del ocaso.

Oh, mar, el naciente viento chupa la fragancia de tu salinidad                           
y corro a sumergirme en tus ondas vivientes.                                                     
Las olas resurgen y despiertan a las rocas.                                                   
Páginas de aguas intranquilas que emerge el aire,                                   
en vuestras páginas húmedas me sumerjo,                                              
 ondas que son ídolos del sol, tumultos del silencio.

Carlos  d’Ors.
Leído el 7 de noviembre en la Biblioteca Pública Rafael Alberti de Madrid
en el "Homenaje a Alberti" , tributado por 20 poetas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario